Philip Milton Roth

downloadHace unos días me enteré de la muerte del escritor Philip Roth. Se da la casualidad de que el curso pasado elegí al azar a este escritor –para trabajar sobre él en el taller de literatura al que asisto– por ser los autores del otro lado del Atlántico los menos conocidos para mí, excluyendo los pertenecientes a la mal llamada –pienso– “Generación Perdida”, de la que me tocó trajinar con la obra de Hemingway en cursos anteriores.

Lo que más trabajé en relación con la obra de Philip Roth, es la crítica de los libros que logré leer a lo largo del curso. Sin embargo he preferido insertar en el blog una breve biografía del escritor adaptada a mi perspectiva del personaje.

Ahí os la dejo: Sigue leyendo

Anuncios

La importancia del uno

Quisiera que mi historia alertase a las personas demasiado confiadas -más bien despistadas en grado superlativo, diría yo- para que no les ocurra lo mismo que a mí.

Se acercaba mi cumpleaños y mis hijos me pidieron que fuese pensando en algún regalo que me hiciese ilusión y no se tratase precisamente de una aspiradora, un juego de sartenes o un carrito de la compra, que suele ser lo que pido en ocasiones como ésta. “Se acabaron esos regalos…Tendrás que pensar en algo que desees lucir para realzar aún más tu palmito”. (Quiero dejar claro que lo de “realzar el palmito” no me lo estoy inventando sino que fueron palabras textuales). Entonces pensé en unos pantalones hechos a mí medida ya que la inmensa mayoría de los que tengo son heredados.

Sigue leyendo

Las óperas de Briten que tuve ocasión de ver

Después de asistir a la representación de “Gloriana” he de reconocer que Benjamín Briten es un operista de excepción, además del mejor compositor de su época, abarcando prácticamente todos los ámbitos de la música seria.

La primera ópera a la que asistí de este autor -“Peter Grimes”- y también la primera que compuso, me causó cierta desazón. Al principio ni siquiera llegué a entenderla, hasta que fui ahondando en la identidad de los personajes a los que Briten dio vida, tan opuesta a la mentalidad de la gente del entorno en qué se desenvolvían, incapaz de comprender lo distinto -rasgo común en los protagonistas de sus óperas- siendo los sentimientos y actuaciones de sus héroes, tan diferentes a los de la gente que los rodea, la causa de unos conflictos que terminan en tragedia. Como le ocurrió a Peter Grimes, un pescador al que no veían con buenos ojos los habitantes de una pequeña localidad marinera del Mar del Norte. Sigue leyendo

Un cursillo acelerado

Esta historia se la dedico a mi amigo Pablo. Sin su concurso no se me hubiese ocurrido escribirla. Parece que con los años los recuerdos se van haciendo afines y los suyos me hicieron evocar esta  historia real que voy a contar y que estuve tentada de relatar hace meses, cuando una persona en un programa de televisión de bastante audiencia explicó cómo su padre -doctor en estética, si mal no recuerdo- era el pionero de la cirugía plástica en España. Después de oír su relato, caí en la cuenta de que el pionero en esta rama de la cirugía fue mi marido. Sigue leyendo

Aniversario

Mi recuerdo es hoy para el poeta José Hierro, nacido en Madrid el 3 de abril de 1922 y muerto en 2002. Durante mucho tiempo apenas tuve conocimiento de la obra de este gran poeta. Me sonaba su nombre, poco más. Fue en el año 1997 cuando comencé a interesarme por su poesía, a raíz de un ciclo de conferencias al que asistí, titulado Poesía y Música, en la Fundación Juan March. Cada uno de los poetas participantes leyó y comentó algunos de sus poemas. Después de este encuentro comencé a interesarme por la vida y obra del poeta.

Cronológicamente, José Hierro pertenece a una generación difícil de situar dentro de la poesía española de la posguerra en la que conviven distintas tendencias poéticas. En pocas palabras: José Hierro es un autor nada fácil de etiquetar. Algunos autores tratan de relacionarlo con los poetas de la llamada generación del 50. Otros lo consideran un poeta puente entre la citada generación y las siguientes y hasta vínculo entre los poetas del 27, 36 y 50. En realidad, José Hierro tiene de todo un poco: es un poeta intimista, testimonial, social, existencial, según el momento, sin faltar quien lo excluya de la poesía social. Quizá “Alegría” sea la más existencial de sus poesías, pero su existencialismo es bello y carente de cargas ideológicas explícitas. También existen críticos que tachan su poesía de reiterativa y sin interés. Para gustos, colores. En mí despierta sentimientos. También me llega muy adentro la humildad de este poeta. Sigue leyendo

¡Vaya lío!

Estoy convencida de que los regalos de boda que cita Luna en su ultimo microrrelato a todos nos cayó alguno. El mío fue un cenicero “nodriza” acompañado de una máquina para liar pitillos. Además de lo horrible del artilugio -incluida la nodriza- con aquello no había manera de liar nada, como no fuese enzarzarse en una discusión acerca del manejo del chisme. Así que devolví el regalo a la caja de compra y lo retiré de mi vista sin acordarme más de semejante invento. Sigue leyendo

Dios nos colla confesados

Después de asistir a la ópera “Carmen” en el Teatro Real, recordé la última representación de Wozzeck con el mismo director de escena: Calixto Bieito. En esta ocasión salí del Teatro alucinada, crispada y con el estómago revuelto. En el autobús de regreso a casa, a falta de otra cosa comencé a escribir sobre el mismísimo cuadernillo de la sinopsis lo que pensaba de aquella puesta en escena preguntándome cómo los responsables del Real la habían permitido. Ahora que acabo de comprobar que la escenografía de la ópera “Gloriana” de Briten será llevada a cabo por el mismo escenógrafo, sólo me queda exclamar “Dios nos colla confesados”, expresión utilizada en Galicia cuando las cosas se ponen feas. Sigue leyendo