Recordando a Kraus

Viendo que no encontraba la manera de conectarme a Internet con el ordenador portátil del que en estos momentos dispongo, además de otros inconvenientes causados por mi torpeza en el manejo del aparato, opté por dedicar mi tiempo de vacaciones a la lectura de los pocos libros que traigo con ese fin y que casi nunca llegué a abrir, escuchar música y ver alguna de las siete u ocho películas que metí en el equipaje, entre ellas “La vida de los otros”, película alemana que me dejó un regustillo amargo cuando la vi hace años.

Me disponía a llevar a cabo los preparativos para ver de nuevo la citada película en el televisor, cuando mis ojos se posaron en el retrato del tenor Alfredo Kraus, que tengo en la estantería del salón, y recordé de pronto que había muerto un 10 de septiembre, fecha en la que, por encontrarme lejos de Madrid, ni siquiera pude asistir a la capilla ardiente instalada en el Teatro Real.

Sigue leyendo

Recordando a Casares

Esta tarde he asistido en el Auditorio de Riveira a una charla sobre el escritor Carlos Casares impartida por el dibujante y literato Siro López. La conferencia -muy interesante y amena-, más que versar sobre la obra de Carlos Casares, se refirió a las vivencias del conferenciante con el escritor y político. No conocía en directo a Siro López y he de reconocer que, además de excelente orador y con un gran sentido del humor, su aspecto me resultó atrayente, de buena persona. Si en alguna ocasión vuelve a dar una conferencia en la Casa de Galicia de Madrid -o en cualquier otra entidad- allí me planto. La charla también me ha hecho rememorar episodios de mis años mozos en mi tierra natal. Sigue leyendo

El gallo de oro (Opera de Rimski-Korsakov)

El pasado mes de junio asistí en el Teatro Real a la representación de la ópera de Rimski-Korsakov “El gallo de oro” –una fábula en un prólogo, tres actos y un epílogo-, libreto de Bladimir Belsky, inspirado en un cuento en verso del mismo nombre de Alexandr Pushkin (con origen en “Cuentos de la Alhambra” de Washington Irving), estrenada en Moscú el 7 de octubre de 1909.
De las quince óperas escritas por el autor del “Capricho español”, sólo “El gallo de oro” ha logrado mantener un sitio estable en el repertorio de los teatros de occidente, seguramente por el lucimiento que proporciona a una buena soprano ligera de coloratura.

El argumento de la ópera es, más o menos, el siguiente:

Prólogo:
A telón cerrado, el astrólogo anuncia que, gracias a sus poderes mágicos, los personajes del cuento tomarán vida. Sigue leyendo