Me sentí importante

El profesor Salgado debía de ser el único profesor que hacía preguntas durante la clase. Tenía fama de buen docente. Y lo era: el que no aprobaba su asignatura es que no había permanecido atento a las explicaciones, en las que se le permitía al alumno objetar, si no estaba de acuerdo con lo explicado. Por tal razón el aula del profesor Salgado se mantenía siempre llena, aunque no gozase de la simpatía de los alumnos.

-Señor Cebrián, ¿acaso no ha dormido bien esta noche? —y Cebrián, dando un respingo, se enderezaba en el asiento con cara de susto—. La función del pupitre no es precisamente la de prestar el servicio de almohada. Claro…, como que es lunes. A saber lo que habrá hecho usted durante el fin de semana… A ver, hábleme a grandes rasgos de «la crítica de la razón pura». Sigue leyendo

Anuncios

Bendito cero

Cuando me vine precipitadamente a vivir a Madrid —a los pocos días de la muerte de mi marido—, no me quedó otro remedio que dejar casi intacta mi casa de Galicia y meterme con mis hijos en un apartamento amueblado de la capital. Como el apartamento resultaba excesivamente caro e incómodo, puse en venta mi piso a través de una agencia inmobiliaria, dándole a mi madre —residente en Galicia— plenos poderes para realizar la operación. Sigue leyendo

El maestro

Mientras esperaba que lo llamasen, se acordó de don Lorenzo: sin  la ayuda del viejo maestro nada de lo que le estaba ocurriendo hubiera sido posible…

Por la mente de Tino comenzaron a desfilar en tropel una serie de  imágenes: primero aquellas fiebres de su padre, agarradas en Guinea, que casi le dejan ciego. Y, para mayor escarnio, sin pestañas; razón de más para instalarse detrás de las descomunales gafas que le quitaban la poca vista que le quedaba:

—¡Estaría de buen año la morena que te contagió!, ¿eh, Benito?  —se pitorreaban los amigos cuando se presentaba la ocasión. «En un pueblo pequeño, ya se sabe, encima has de aguantar las chanzas. Menos mal que, gracias a las antiparras, todo se fue olvidando y padre se atrevió a salir a la calle».
Sigue leyendo