El Oso de Luna

Cuando niños, bajábamos a la playa de Cruces por el portalón del Bacelo. Con el tiempo, en lo que antes fueron la casa y huerto de mi abuela, se construyó un edificio de pisos y con él desapareció el portalón por el que antaño bajábamos a la playa. Pero también desapareció la playa de nuestros juegos y en su lugar hoy disfrutamos de un bonito paseo marítimo.

Bien mirado, hemos salido ganando con el cambio; aunque de cuando en cuando aflore la nostalgia de aquellos felices días de nuestra infancia. Y es que Palmeira tiene playas para todos los gustos y paseo no teníamos ni medio.

Con el discurrir del tiempo los recuerdos se acrecientan y las imágenes de aquellos juegos infantiles se hacen cada vez más patentes: las casitas de arena mojada, semejantes a maquetas de pisos en venta; las habitaciones cubiertas con colchas de algas; la cocina equipada con la más completa vajilla de variadas conchas; la mesa camilla de la salita… Pero lo que más ternura nos producía eran las muñecas de piedra pulida por el mar de las que surgía una larga cabellera de sargazos. Con cuanto amor las envolvíamos en una toquilla hecha de algas…

Cuando fuimos creciendo, las muchachas seguíamos bajando a la playa, en gran parte rocosa, y cada una tenía asignada su roca preferida para tomar el sol, dejando la zona arenosa para los juegos de los más pequeños.

Es inconcebible que, a pesar de haberme criado junto al mar y teniendo en frente –muy próximas a la playa- un buen número de rocas, cada una con su nombre (O Castelo, O Camallón, A Tixosa…) y recorrer día tras día el paseo marítimo, no me haya percatado de que una de esas rocas semeja la figura de un oso rampante. Y que fuese una vasca la que lo descubrió, que, ¡para colmo!, era la primera vez que visitaba Palmeira… ¡Qué mal andamos de la vista los vecinos da Palmeira!

Gracias, Luna, por tu descubrimiento. Sentí mucho no encontrarme aquí en ese momento. Ha sido Magdalena la que me puso al corriente de tu hallazgo. Habrá que transmitírselo a la autoridad correspondiente y bautizar la roca con un nombre adecuado: “A Pedra do Oso” o, mejor, “A Pedra do oso da Lúa”. (“Lúa”, en gallego, significa “luna”).

Si el hecho se celebrase con un acto oficial, te pondremos al corriente.

Anuncios

11 comentarios en “El Oso de Luna

  1. Nada más empezar a leerte me han venido a la cabeza las muñecas de las que tanto nos has hablado. Alguna nos harías de pequeñas seguro (tengo el recuerdo vago). Qué bonito Palmeira! Habrá que ir a visitar el nuevo descubrimiento.

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡Qué alegría me ha dado que entrases en mi blog! Tal vez en el Baluarte quede alguna de esas piedrecillas con cabellera. La playa de Cruces desapareció mucho antes de que tú nacieses. Ni siquiera tu madre llegó a conocerla. Sería perfecto retroceder en el tiempo, aunque sólo fuese por bajar a la playa evitando la carretera.
    Un montón de besos.

    Le gusta a 1 persona

  3. ¡Oh! Qué ilusión salir en tu escrito 😄 y qué bonitos tus recuerdos… Palmeira es preciosa y el oso lo vi a la primera, ja, ja, aún me parece increíble que no tuviera ya nombre. A Pedra do oso da Lúa es muy bonito, aunque igual muy largo… 😉
    Ya sabes que también a mí me dio pena no coincidir, ¡a ver si lo arreglamos!
    Besazos

    Le gusta a 1 persona

  4. “O Oso da Lúa”, simplemente. Estoy deseando tener mi ordenador habitual, porque con éste no doy una. Ni siquiera me atrevo a corregir lo publicado por temor a perderlo. En fin… Menos mal que, después de muchos avatares y con ayuda, he logrado subir algo.
    Intentaré enviarte alguna foto desde el ordenador, aunque se me dan mejor los vídeos.
    Un abrazo grandote.

    Le gusta a 2 personas

  5. Precioso, Mari Carmen. Mis añoranzas coinciden con las tuyas: las casitas en la arena en la playa del Baluarte, las piedras con los sargazos a modo de melena y peinados con una concha de mejillón, las pequeñas hogueras que hacíamos en la playa para hervir allí mismo los mejillones, y qué ricos estaban cocinados con el agua salada de nuestra preciosa ría.
    Me parece muy acertada tu propuesta de “A pedra do oso da lúa”, desde hoy, la llamaremos así. Y siempre que la miremos o hagamos alusión a ella, nos acordaremos que su descubridora estuvo una tarde entre nosotras y que fue una tarde estupenda.
    Besiños, querida Mari Carmen.
    Besiños palmeiráns, querida Luna.

    Le gusta a 1 persona

  6. Qué suerte que hayas asistido al descubrimiento… Espero conocer pronto a la descubridora.
    De la playa de Cruces conservaba una foto en la que un grupo de niñas a las que tú conoces ocupábamos sendas rocas. Después de tantos aconteceres y recuerdos me gustaría encontrarla.
    Lo que echo en falta son los caramujos negros de los que extraíamos la carne con una aguja enhebrada.
    Biquiños.

    Le gusta a 1 persona

  7. Decididamente, tendré que retomar la idea de volver a Galicia y sus rías bajas. Creo que ver Palmeira a la luz de cuanto nos dejas en tu entrada va a ser mucho más emocionante que haber leído una buena guía turística.
    El caso es que ya he pasado por Palmeira, aunque no recuerde nada con detalle. Hace muchos años hice un viaje en tienda de campaña por toda la costa gallega de norte a sur. Acampadas libres, playas, también campings, camaradería, buena gastronomía, paisajes, fotografía de las de rollo fotográfico y papel, escasas, no muy buenas y extraviadas, anécdotas… y -aunque parezca increíble- un tiempo excelente. La segunda vez hice el viaje a la inversa con mi pareja entrando desde Portugal, pero el tiempo no nos acompañó y el La Coruña tuvimos que prescindir de continuar y volvimos a León.

    Por todo ello, amiga Mari Carmen, he pensado que debo repetir la experiencia. La última vez que pisé tierras gallegas fue hace un par de años para visitar a un buen amigo en Viveiro, en la costa lucense. Resultó entrañable. Historia, paisaje, compañía y esa bendita afición de mi amigo por el godello y los percebes, que prepara con gran maestría, resultaron ser impagables. ¡Qué maravilla!

    Lo dicho, que tengo una cita con Palmeira, cámara digital en mano, tiempo por delante y, en esta ocasión, alojamientos rurales u hoteleros, que el suelo de la tienda de campaña ya me resulta duro.

    Un abrazo cantábrico hasta la ría de Arosa y Palmeira.
    Salud.

    Le gusta a 1 persona

  8. Que haya tenido que ser Magdalena, de nuevo, la que acaba de darme el toque de atención de tu comentario… Estos días ando liadísima con una serie de acontecimientos, entre ellos las fiestas del pueblo. Pero, además, disponemos de un solo pincho para conectarnos a Internet y mi turno prefiero cedérselo a otro.
    Esta noche han sido los fuegos y desde mi terraza se ven de una manera espectacular, tanto que parece que se te vienen encima.
    Ni que decir tiene que puedes contar con mi casa si se te ocurre venir a Palmeira, extensiva la invitación a tu mujer, por supuesto. Como tengo tu correo electrónico, intentaré enviarte alguna foto con vistas de este bonito rincón arosano. Ahora es muy tarde y mañana he de madrugar porque tenemos visita de amigos.
    Un abrazo con los saludables aires “mareiros” de Palmeira.

    Le gusta a 2 personas

  9. ¡Ay, noteclaves…! Y yo sin leer tu comentario. No tengas en cuenta un despiste más, por favor. La culpa la tiene este maldito ordenador y el condenado pincho: pierdo un tiempo precioso en preparativos y cuando creo logrado mi objetivo, vuelta a empezar. A veces atino, pero pocas. A pesar de este inconveniente, Palmeira es un paraíso. (En verano, claro).
    Un abrazo grande.

    Me gusta

  10. A mi siempre me hipnotizaron las formas caprichosas de las rocas de mis rias bajas, más todavía si son vistas desde el mar de Arousa navegando con nordeste en una bonita dorna a toda vela (aunque también vale desde una balsa hinchable pinchada, entre bateas; no es tan romántico…pero esa es otra historia).
    Un beso.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.