Recordando a Nadine Gordimer

«La historia de mi hijo» es el primer libro que leí de Nadine Gordimer. Y, aunque esta reseña la publiqué  al inicio de mi andadura por Internet -cuando creía que por el hecho de publicar un blog  su contenido llegaba por arte de magia a los destinatarios-  la vuelvo a dejar en recuerdo de esta escritora que se involucró con valentía en contra  del Apartheid; no sólo con sus libros, también con su activismo político. Sin embargo se da cuenta de que el fin del Apartheid no acaba con la corrupción y la pobreza en Sudáfrica, comenzando a notarse esta desilusión en su narrativa, presentando alguna de sus obras una cierta “ucronía”, como en «La gente de July», por ejemplo.

Leída la primera, me embalé con varias de sus novelas:  «Un invitado de honor», «Mejor hoy que mañana», «La gente de July»,  «La hija de Burger»… Parece ser que la más reconocida es esta  última -hasta la felicitó Mandela, amigo de la escritora…-. Pero yo no lo tengo nada claro.

Sirva mi primer contacto con la narrativa de esta escritora como homenaje a su comprometida vida tanto literaria como personal.

la historia de mi hijo
Autora: Nadine Gordimer (Premio Nobel)
Editorial: Premios Nobel Público
Año de publicación: 1991
Páginas: 255
ISBN: B286132010

Género: Narrativa

Sinopsis: 

El libro cuenta la historia de una familia negra compuesta por Sony, el padre —un profesor idealista amante de Sakespeare, al que “leía y releía con devoción”—,  que lucha por los derechos de los negros que viven en la Sudáfrica opresiva del Apartheid, hasta el punto de ser varias veces encarcelado; Aisa, la esposa hacendosa, dócil y comprensiva, sin que ello implique sumisión o falta de personalidad; Hannah —joven blanca, defensora de los  negros— amante del padre y a la vez su amiga y confidente;  Baby , la problemática hija mayor, ojito derecho de su padre; y Will, el hijo adolescente y protegido de la madre (o protector, según se mire) que es el que cuenta la historia -a ratos- tratando de entender, desde la perspectiva de sus pocos años, los conflictos amorosos y políticos de su padre.

Comentario:

Leídas bastantes críticas y comentarios, coincido con la mayoría. Pero también difiero en algunas cosas. Por ejemplo: considero que es una buena novela, interesante y formativa para los que no estamos familiarizados con el África del Apartheid;  pero me parece que utiliza en exceso de los párrafos largos: muchos de ellos ocupan más de una página y, aunque los lees de un tirón, te obligan a retroceder para no perderte.

El hecho de escribir en 1ª y 3ª persona creo que es una estrategia usada por la autora para que la novela no resulte plana. Esta forma de escribir infiere más interés, más dinamismo a la obra; pero también desorienta un poco al lector, al menos mientras no se le coge el tranquillo.

Las descripciones de personas, lugares o sensaciones son demasiado extensas; sin embargo lo hace con tal maestría que no llegan a aburrir. Expresiones tan simples como: «… y su peso tensó la colcha sobre sus pies…». O la reflexión que hace Hannah sobre los efectos del alcohol: «…anula la memoria: primero te abre una puerta y luego la cierra …».

Bastante descriptiva en los temas eróticos, procura tratarlos con cierta delicadeza. Es una escritora a la que no se le escapa ni un solo detalle.

Las parrafadas políticas son demasiado densas para mí. Creo que es la historia que se repite: socialismo ante capitalismo. Pero al final —en cierto modo— es la pescadilla que se muerde la cola.

Esta narración —según se cuenta al final— es la primera novela escrita por Will, el hijo de Sony. No se trata de un libro apasionante en cuanto a situaciones y personajes, pero sí muy realista y didáctico. Eso y mucho más: lo que comienza como la historia familiar, se va transformando en un documento en el que el no iniciado en el ambiente del Apartheid  encuentra material informativo en abundancia para conocer el caos en que estaba sumida Sudáfrica — segregación racial, creación de lugares separados para los diferentes grupos raciales, poder exclusivo de la raza blanca en la emisión de voto, prohibición de matrimonios o relaciones sexuales entre blancos y negros…— y como esta situación poco a poco va cambiando gracias a personas como Sony.

 

 

 

 

Anuncios

6 comentarios en “Recordando a Nadine Gordimer

  1. Como el verano invita poco a colocarte ante el ordenador, lo más que logro es echar mano de trabajos olvidados, aprovechando alguna circunstancia con la que guarden relación. En este caso, el aniversario de la muerte de la autora del libro comentado.
    Lo cierto es que los medios de información, más que la fecha de nacimiento, recuerdan la de fallecimiento. Vaya… A partir de hoy procuraré que este blog no se convierta en un obituario.
    Gracias por tu comentario, Luna. Me encantaría ver una reseña tuya sobre algún libro de esta escritora y aprender de ti lo que es escribir un comentario.
    Buen verano.

    Le gusta a 1 persona

  2. Empiezo saludándote por medio de estas líneas, querida Mari Carmen, ya que aún no hemos tenido contacto telefónico desde mi recientísima llegada. Tu reseña, como bien dice Luna, es muy buena como todas las tuyas, y como mencionas el Apartheid y a Mandela me has hecho recordar aquella impresionante película, “Invictus” protagonizada por Morgan Freeman y Matt Damon. Sí, el Aparttheid nos ha hecho sentir abochornados por todo lo que han tenido que pasar tantas y tantas personas que por nacer con distinta piel a la nuestra, las creían inferiores. No he leído nada de Nadine Gordimer, pero tu comentario ya hace al libro interesante.
    Voy a despedirme con una frase de otra película muy buena: “Arde Missisipi” no recuerdo quien la pronunciaba pero sí recuerdo perfectamente la frase. Era así: “En el beysbol, es el único lugar donde un negro puede menear un palo ante un blanco sin provocar un disturbio”.
    Besiños palmeiráns, querida Carmen.

    Le gusta a 1 persona

  3. Cuando veo tus comentarios me avergüenzo de lo poquísimo que llevo leído. Y no es por falta de libros. Ni siquiera de tiempo. Más bien, de no saber aprovecharlo. Ahora, cuando trato de hacerlo, la materia gris ya no carbura.
    No vi la segunda película a la que haces referencia. Leí “¿Arde París?”, de Dominique Lapierre, que trata de la liberación de París durante la segunde guerra mundial, y alguna más de este escritor y Larry Collins.
    Me alegra que ya estés en casa.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  4. Me encanta leer tus artículos. Por varias razones. Una, porque están muy bien escritos. Otra, porque siendo mal lector o lector de temas muy concretos, me descubres obras de gran interés y belleza que pueden formar parte de futuras lecturas. Otra, que la información dejada es muy adecuada para hacerse una idea global de la obra en su contexto. Por todo ello, siempre gracias con un abrazo cantábrico.
    Salud.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.