Philip Milton Roth

downloadHace unos días me enteré de la muerte del escritor Philip Roth. Se da la casualidad de que el curso pasado elegí al azar a este escritor –para trabajar sobre él en el taller de literatura al que asisto– por ser los autores del otro lado del Atlántico los menos conocidos para mí, excluyendo los pertenecientes a la mal llamada –pienso– “Generación Perdida”, de la que me tocó trajinar con la obra de Hemingway en cursos anteriores.

Lo que más trabajé en relación con la obra de Philip Roth, es la crítica de los libros que logré leer a lo largo del curso. Sin embargo he preferido insertar en el blog una breve biografía del escritor adaptada a mi perspectiva del personaje.

Ahí os la dejo:

Philip Roth es un escritor estadounidense, nacido en Newark (Nueva Jersey) el 19 de marzo de 1933, en el seno de una familia judía emigrada de la región ucranopolaca de Galitzia.

Después de graduarse en educación media superior –a los 16 años– asiste a la Universidad de Bucknell, donde obtiene el grado B.A. en Inglés. Inicia el doctorado en Filosofía, que no termina. La Universidad de Chicago le otorga una maestría en Literatura Inglesa. Enseña escritura creativa en las Universidades de Iowa y Princeton y, más tarde, ejerce como profesor de literatura comparada en la Universidad de Pensilvania hasta retirarse definitivamente de la docencia en 1992.

Entre los años 1960 y 1970 surge un grupo de escritores norteamericanos que recogen ideas de corrientes literarias anteriores, renovándolas con aportaciones propias. Algunos de estos escritores el crítico Harold Bloom los considera los más importantes novelistas estadounidenses de su tiempo: Philip Roth es uno de ellos.

La obra de Roth refleja los problemas de identidad y asimilación de los judíos de Estados Unidos, lo cual lo vincula con otros autores estadounidenses como Saul Below, premio Nobel en 1976, o Bernard Malamud. Gran parte de la acción de sus novelas se desarrolla en Newark o hace alusión a esta ciudad en la que nació y vivió su primera juventud. Su libro “La conjura contra América”, por ejemplo, resulta tan autobiográfica que el narrador y personaje central es el propio Roth a la edad de nueve años. Esta novela cuenta las vicisitudes de la familia del protagonista en una América antisemita, en el supuesto de que llegase al poder el renombrado héroe de la aviación Charles A. Lindbergh.

Philip Roth mezcla de forma magistral realismo con ficción. Entre los estudiosos de la materia hay bastante consenso en colocar a este novelista a la cabeza de los mejores narradores estadounidenses: en el 2006, de New York Times recabó la opinión de 200 expertos, pidiéndoles que identificasen los títulos de las obras de ficción más importantes publicadas en Estados Unidos durante los 25 últimos años, quedando Philip Roth en el primer puesto con seis obras seleccionadas (La contrapartida, Operación Shylock, El teatro de Sabbath, Pastoral Americana, La mancha humana y La conjura contra América),  siguiéndole Cornac MaCarty con cuatro y Don DeLillo con tres.

Philip Roth se define a sí mismo como un judío ateo. Nunca renunció a su calidad de judío –a lo largo de su obra se ve claramente que esta condición marcó toda su vida–, pero sí a la faceta religiosa, ridiculizándola en muchos de sus libros.

Otra característica de la obra de Roth y la clave de su escritura es la obsesión por el sexo, el deseo insatisfecho, el olvido, la desesperanza, la enfermedad y la muerte. Natural, transgresor, ácido, irónico, la lectura de Roth pocas veces dejo una huella risueña en el rostro. Aunque la temática resulta reiterativa, su lectura no llega a cansar, y eso ya es un mérito. Con todo, sus narraciones de lo cotidiano, con un lenguaje realista y una prosa ágil en la que no existen elementos innecesarios – tipo reportaje con algunos visos poéticos– no te deja indiferente sino que te hace pensar y con ganas de leer más, aunque muchas veces te exaspere. Para dar rienda a estos sentimientos el escritor creó una serie de alter egos de los que el más importante es Nathan Zuckerman, protagonista de varias de sus novelas. En la última novela de esta serie –”Sale el Espectro”– Zuckerman ya es un hombre anciano, atormentado por una serie de obsesiones: pérdida de facultades, olvido, deseo imposible de satisfacer…

Las 31 obras publicadas convierten a Philip Roth en el máximo exponente de la literatura de su país – colocándolo a la par con escritores como Fitzgerald, Hemingway o Seul Bellow– recibiendo a lo largo de su vida literaria alrededor de 20 prestigiosos premios y reconocimientos entre los que se encuentra el Príncipe de Asturias de las Letras (2012). Cuatro meses después de recibir este premio, el escritor declaró a la revista francesa “Les Inrockuptibles” que dejaba de escribir y que “Némesis” sería su último libro, libro del que escribo la sinopsis:

Némesis está ambientada en la comunidad judía de Neward durante el caluroso verano de 1944 en el que se produce una terrible epidemia de cólera. El protagonista, Bucky Cantor – un joven profesor judío que dirige una escuela de verano al aire libre–, se enfrenta a la muerte de varios alumnos. El cólera no afecta sólo al cuerpo, también a la moral de una sociedad que pierde la confianza en Dios, la justicia y la misericordia. Roth convierte el cólera en una metáfora en la que se refleja el problema de la condición humana. Esta novela pone de manifiesto los grandes temas de la literatura: la muerte, Dios, el mal, la crueldad… Y la vulnerabilidad del ser humano.

No cabe duda de que Philip Roth es un autor polémico. De entre los muchos comentarios de toda índole a su obra, me quedo con este de Elena Hevia:

“Máscara sobre máscara, Philip, que ha sido considerado el mejor autor norteamericano vivo y el merecedor absoluto de ese Premio Nobel* que se le resiste año tras año, ha ido construyendo con su obra una serie de espejismos, verdades a medias y alter egos multiplicados para explicarse a sí mismo”.

 

*Hay quien opina que Roth es un remedo de Sawl Below y que la Academia Sueca no estaba dispuesta a otorgarle el Premio Nobel a su copista.

Anuncios

8 comentarios en “Philip Milton Roth

  1. Yo tampoco conocía a este escritor. Lo elegí sin más, porque alguien mencionó su nombre como el eterno candidato al Premio Nobel. Después, indagando en Google, pude comprobar que una de sus más acérrimas detractoras con relación a este premio era Elvira Lindo .
    Casi todas las obras de Philip Roth -al menos las que leí- son autobiográficas y giran en torno a la enfermedad, la muerte, el sexo o el deseo insatisfecho. Si te decides a leer algo suyo, te aconsejaría que comenzases por “Némesis”, en la que convierte la “polio” en una especie de metáfora de la que se desprenden una serie de preguntas sin respuesta sobre el mal en el mundo. Quizá sea ésta una de las pocas novelas del escritor en la que el sexo no adquiere protagonismo. Te aseguro que ninguna de las que leí me dejó indiferente.
    Estoy tomando antibióticos a pasto y el flemón no acaba de desaparecer. Con lo bien que me sentía…
    Un abrazo grande.

    Me gusta

  2. Yo tampoco he leído nada suyo, pero además de esta biografía que has metido en tu blog, te había oído comentar muchas cosas sobre él. Es muy atrayente todo lo que sugieres de su obra. Trataré de localizar algo de Roth, y luego ya te diré si estoy de acuerdo o no, con la madre de Manolito gafotas.

    Newark: las cartas que yo mandé a esa localidad del estado de Nueva Jersey cuando mis padres fueron residentes durante tantos años allá.
    Besiños palmeiráns, querida Mari Carmen, es una delicia leerte.

    Le gusta a 1 persona

  3. Querida Magdalena:
    Después de la lectura de algunas de las novelas de Roth, a mí también me parece conocer Newark lo mismo que si hubiese vivido en esa ciudad. Y es que Roth, con un lenguaje sencillo y cotidiano, te va introduciendo en el ambiente que vivió en su niñez y adolescencia. Sobre todo en “La conjura contra América”, una mezcla de historia, política y ficción. Gran parte de lo que narra Roth en esta novela, aunque sólo se trate de conjeturas, muy bien pudiera suceder.
    Por lo que cuentas, creo que el libro que menciono te ha de gustar. La única pega es su extensión; pero tú -ávida lectora- te lo “cenas” en tres noches. Además si recuerdas la
    película protagonizada por James Stewart, “El héroe solitario” (título original, traducido, “El espíritu de San Luís”), en la que el mencionado actor encarna al héroe americano Lindberg, verás que Roth echa por tierra el elevado concepto que teníamos del heroico aviador.
    Con el tinglado que han organizado a causa de la modificación del tendido eléctrico, se va la luz a cada instante y lo que escribo en ese momento en el ordenador, se esfuma.
    Biquiños y gracias por tus elogios. Una llega hasta donde puede, que no es mucho.

    Le gusta a 1 persona

  4. No sé si sabes que James Stewart en la vida real era comandante de aviación y aceptó hacer la película “Que bello es vivir” al conocer que Frank Kappra era el director de dicha película. Al terminar el rodaje lo ascendieron a coronel.
    Con toda seguridad en “El espíritu de San Luís” era él quien lo pilotaba realmente.
    Besiños palmeiráns, reina.

    Me gusta

  5. ¡Qué no sabrás tú…! No. No conocía la anécdota, a pesar de tener la película. Hace años me daba por comprar las cintas de las películas que me habían dejado huella, entre ellas “Qué bello es vivir”. Conservo un viejo televisor en el que puedo verlas.
    Un abrazo.

    Me gusta

  6. A mí me pasa lo mismo Lunapaniagua: Muy interesante la biografía del escritor estadounidense Philip Roth. Después de leer lo escrito por Carmen; con esa maestría y cultura que la caracterizan…me entra el gusanillo de leer algunas de sus novelas, empezando por Némesis. Viví 3 años en New York. (1967-1970) He conocido su tierra natal, Newark (Nueva Jersey) pero no tuve el placer, el honor, de conocerle a él. (sonrío

    Me gusta

  7. Muchas gracias, Pecusín. Comentarios como el tuyo elevan la moral de una diletante como yo.
    Cualquier libro de este escritor está basado en su experiencia, en sus propias vivencias. Tal vez sea por eso que alguno lo tildó de narcisista. Si prefieres el cuento corto, te aconsejo “Goodbye, Columbus”, un volumen de relatos que escribió cuando contaba 26 años en el que aparecen las características que irán desarrollándose a lo largo de su literatura: me reí mucho con “La conversión de los judíos”, contenida en este libro.
    “La conjura contra América”, contada por el propio Roth a la edad de siete u ocho años, me gustó. Se trata de una historia alternativa (ucronía) basada en un hecho real acaecido durante la presidencia de Theodore Roosevelt.
    Lo cierto es que, sin apenas darme cuenta, leí un montón de libros de este autor y ninguno me defraudó.
    Buenas noches y otra vez, gracias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.