Una noticia triste


Esta mañana, nada más conectar con la Clásica, me he enterado de la muerte del director de orquesta Jesús López Cobos del que guardo muchos y buenos recuerdos de su paso como director de orquesta por el Teatro de La Zarzuela -en los entrañables años heroicos de la ópera- y el Teatro Real. Ganador del Premio Príncipe de Asturias de las Artes -entre otros muchos galardones- no solo por su brillante trayectoria artística, en la que dejó huella el hecho de haber obtenido la licenciatura en Filosofía y Letras, sino también por su intachable personalida, este músico no fue profeta en su tierra o al menos no lo fue tanto como en el extranjero.

Cuando López Cobos y Antonio del Moral se vieron obligados a abandonar el Real, parece ser que a causa de imperativos innovadores (yo más bien diría políticos), cediendo sus puestos de director de orquesta y escenógrafo, respectivamente, según los dictámenes del hoy desaparecido Gérard Mortier, la Asociación de Amigos de la Ópera de Madrid acordó premiarles -“ex aequo”- celebrando una cena homenaje en un hotel madrileño. Resultó un acto sencillo -casi, casi entre amigos- al que asistió un representante de la política -el ministro de justicia en aquel momento, Fernández Bermejo- y algunas personalidades de la música de los que recuerdo a Giancarlo del Mónaco -director de escena- hijo del célebre tenor dramático Mario del Mónaco.

Al final de la cena tuve ocasión de grabar con mi minúscula cámara las charlas de despedida de los homenajeados, entrañables y simpáticas, en las que se notaba un deje de nostalgia contenida.

En recuerdo de este hombre que tan buenos momentos me hizo pasar como director de orquesta y como persona (recuerdo su intervención en una mesa redonda en la qué al preguntarle cómo había logrado una relación tan cordial y positiva entre los miembros de la orquesta que dirigía, respondió: “Trabajando hasta lograr que todos sus componentes sean titulares”. Esta respuesta suscitó un amplio debate al que respondió de manera acertada. Es curioso…, a pesar del tiempo transcurrido y mi mala memoria lo recuerdo muy bien) trataré de encontrar la grabación del discurso que pronunció para la ocasión y rememorar así aquella bonita, aunque nostálgica, velada.

¡Ojalá que su nuevo destino consista en dirigir una orquesta compuesta de coros celestiales!

Anuncios

11 comentarios en “Una noticia triste

  1. Al leerlo publicado noto que ha quedado un poco raro ya que he ido eliminando cosas que creí preferible silenciar o que las cuenten otros. A todo nos vamos acostumbrando, pero cuando este hombre se marchó (o lo echaron), en el Teatro Real comenzó el desenfreno. Algo escribí en su día en un foro de ópera y hubo respuestas para todos los gustos. Conservo algo de lo que escribí y en cualquier momento lo subo.
    Un abrazo y muchas gracias.

    Me gusta

  2. La pérdida de cualquier persona vinculada con la música, en un país en el que tan poco se valora ésta (al menos la clásica), siempre resulta triste y, si además era buena persona, la tristeza es doble. La verdad es que me encantaría saber más de esos motivos acerca de la salida del López Cobos del Real (por decisión propia u obligado) que se intuyen en tu entrada y que no parecen tener nada que ver con su calidad como director…

    Me gusta

    • Sería largo de contar y además cada cual opina según el cristal con que lo mira. Pero tengo el convencimiento de que en el momento en que a Jesús López Cobos le dieron el pasaporte- junto con otros- el Teatro Real estaba funcionando como nunca había funcionado y escuchar las orquestas dirigidas por él era una verdadera delicia.
      Es cierto que a su marcha se produjeron cambios drásticos y difíciles de digerir para los habituados a otro tipo de ópera. Si se pretendía innovar, puedo asegurarte que lo lograron ampliamente. Sin embargo el cambio no afectó sólo a la parte escénica sino a la totalidad de la institución y no precisamente para ir a mejor. Estas cosas suelen ocurrir en los momentos de cambio la político.
      Como decimos en Galicia:”Hai que roelo”

      Me gusta

  3. Soy de la misma opinión que Máximo Disaster referente a la pérdida de un gran músico, y esperaré también con curiosidad por esos motivos de su partida que tú insinúas conocer.
    Estoy segura de que Luís dirigirá con su batuta ese coro divino y te dedicará unas notas en correspondencia a tu recuerdo hacia su persona.
    Besiños palmeiráns.

    Me gusta

  4. Dios te oiga, Magdalena, en lo de la dedicatoria celestial. Pero no se trata de Luis, sino de Jesús. Creo que lo estás confundiendo con Luis Cobos, que también es director de orquesta. Mañana voy a tener un día bastante movidito, pero si puedo por la noche -que es lo mío- te mando la grabación del homenaje a López Cobos cuando dejó el Real.
    Biquiños.

    Me gusta

  5. Querida Mari Carmen, lo de Luís, ha sido un lapsus. No lo había confundido, sé que Luís Cobos está vivito y coleando y además pienso que es bastante más joven que Jesús. Disculpa, a veces la mente es así de retorcida. ja,ja,ja.
    Besiños palmeiráns.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s