«El hallazgo» u otra versión del cuento de la Cenicienta

Narración corta escrita en tercera persona, aunque, en alguna ocasión, cambia a primera persona para contrastar mejor los hechos.

Es una de las pocas historias en la que la escritora sudafricana se sale de la temática interracial y política del aparthaid.

Forma parte de la colección de historias «El salto».

el salto
Autora: Nadine Gordimer (Premio Nobel)
Editorial: S.A. Ediciones B
Año de publicación: 1991
Páginas: 255
ISBN: 9788440627018

Género: Narrativa

Sinopsis:

El protagonista (si se le puede considerar como tal) decide vivir en solitario, después de dos  fracasos matrimoniales por amor.

Tras estas experiencias prueba suerte con rameras y vagabundas obteniendo el mismo resultado que en los casos de las «honestas» esposas.  En vista de lo cual, se va solo a un balneario rodeado de mar y de rocas en donde la arena brilla por su ausencia. Pese a ello, la variopinta clientela del balneario se baña y toma el sol a gusto.

Desde la perspectiva del protagonista, la playa (por llamarla de alguna manera) está sólo frecuentada por mujeres —de las que la autora hace una magnífica descripción— y también por algunos niños. Los hombres no aparecen en escena: los hay, pero el protagonista los ignora.

Mientras nuestro hombre toma el sol, acomodando su cuerpo a las depresiones de las rocas, encuentra una valiosa sortija al excavar no sé muy bien dónde . Se trata de una sortija con piedras preciosas engarzadas sobre la que formula una serie de conjeturas.

Después de algunas elucubraciones, decide buscar a la  a la dueña (o dueño) de la joya, a través de un anuncio en el periódico local.

Recibe infinidad de llamadas telefónicas de personas que pretenden ser propietarias del anillo. Pero sólo cita al tipo de  mujer cuya voz le resulta  juvenil y atractiva, aunque note claramente que miente.

Entre las mujeres que llaman hay una con voz diferente a las otras, una voz que expresa cierta timidez… La cita en el hotel, como a las demás.

Después de una larga y titubeante descripción de la sortija —en la que se nota a las claras que no es suya— el hombre le entrega la joya. La mujer trata de meterla en el dedo corazón y, al ver que no entra, la desliza rápidamente en el anular.

Con todo, la invita a cenar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .