De padres e hijos

Para asociar una cara con la persona adecuada, siempre fui un desastre. De eso pueden dar fe mis paisanos cuando vuelvo cada año a mi tierra natal. Y ¡mira que se pasa mal! En muchas ocasiones me encuentro con alguna persona que me abraza con muchísima familiaridad. Después de darle vueltas al meollo sin lograr saber de quién se trata, me rindo y le pregunto quién es.

—¡Pero si de niñas y jovencitas éramos inseparables, las mejores amigas del mundo!— me responde, incrédula.

Alguna vez tuve que salir del paso diciendo a la persona en cuestión que no me atrevía a decirle quien era por temor a que se tratase de una hija suya: tan joven la veía…

Peor es cuando metes la pata en el sentido contrario:

Me encontraba cenando con unos amigos en la terraza de un restaurante. En la mesa contigua un grupo de gente joven charlaba animadamente. Una de mis amigas se levantó y, acercándose a su mesa, comenzó a charlar amigablemente con uno de los jóvenes. Al volver le pregunté de quién se trataba.

¡De Paquito! No me digas que no lo conoces…

Al oír ese nombre me levanté rauda y me acerqué a la mesa de los jóvenes, plantándome delante de Paquito. El hombre se quedó mirándome sin atinar a decir palabra. Fui yo la que rompió el silencio:

—¿Tan vieja me ves que ya ni me reconoces?

El chaval seguía mirándome cada vez con más extrañeza:

—Pues no caigo…— atinó a decir.

—¡Tanto he cambiado! ¡Pero si hace un par de años me enseñaste la raja que te hicieron para operarte a corazón abierto…!

—¡Señora…, que ese es mi padre…!

Al ver al muchacho tan angustiado traté de arreglarlo:

—Perdona, chico: además de un despiste patológico (era la pura verdad), no veo ni torta, pendiente de una operación de cataratas: como mucho, la silueta y poco más (también era verdad, aunque algo menos).

—¡Uf! ¡Menos mal! —respondió el hombre, un poco más aliviado.

Cuando volví a nuestra mesa, mi amiga se partía de risa:

—Con lo presumido que es, ¡lo has hecho polvo…!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .