Me la jugaron

Esperaba el autobús en una calle contigua a la mía. Se para un coche y, por la ventanilla, me preguntan una dirección. Me conozco y, si no estoy completamente segura, prefiero decir “lo siento”.

Pero en aquella ocasión no tenía la menor duda. Así que les expliqué con todo detalle el recorrido que más les convenía, puesto que la calle en cuestión no tenía acceso por Arturo Soria, que era la calle en la que nos encontrábamos.

Poco me duró la satisfacción de haber sido útil: acababa de arrancar el coche cuando caí en la cuenta de que sus ocupantes me preguntaron por la calle de la Condesa de Venadito ¡Y yo los mandé a la de la Duquesa de Castrejón!

Se ve que los títulos nobiliarios me la jugaron.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .